Computacionales

Qué alguien me explique

 

 

Fabián Robles Medrano

 

Siempre he creído –porque los hechos así lo han evidenciado- que muchas de las iniciativas que presentan los diputados locales no son más que simples ocurrencias, (obvio) carentes de fundamentos y de rigor. De la ortografía y sintaxis, mejor ni hablamos.

 

Nuestros “representantes populares” creen –o al menos así se los hacen ver sus panegíricos- que sus “sesudas” propuestas son de avanzada sólo por referirse a temas sensibles. Tan convencidos están de ello que las enarbolan en nombre de su enorme compromiso para con la sociedad, para con la gente que votó por ellos.

 

Es el caso de la iniciativa que presentó la semana pasada la diputada por Morena, Patricia Jaramillo García para tipificar como delito el abandono de las personas adultas mayores, y sancionar a los irresponsables de semejante ruindad con penas de tres meses a tres años de prisión.

 

La propuesta puede que no sea mala, pero a la legisladora local le faltó –y mucho- fundar y motivar la misma. Los que saben, dirían que la iniciativa carece de técnica legislativa.

 

De entrada, en su iniciativa con proyecto de decreto por el que se adiciona un párrafo segundo al artículo 198 del Código Penal para el Estado de Tlaxcala, retoma varias partes esenciales de un texto publicado en la Gaceta Digital de la UNAM de fecha 26 de junio de 2017, sobre el tema del abandono de las personas adultas mayores.

 

Sin embargo, no realizó las citas textuales como mandan los cánones, lo que le da a la iniciativa un cierto tufillo a plagio. Y conste: no es afirmación, sólo sospechosismo.

Comparando el texto que leyó en tribuna la diputada, con el publicado en la gaceta universitaria, se denota que de este último sólo cortó, copió y pegó para presumir como suyo un escrito que no lo es del todo.

 

Eso sí, aderezado con un rosario de perlas ininteligibles para tratar de justificar el tema del abandono como un problema social. A saber: “a lo largo de la historia se han dado opiniones y juicios muy diversos sobre el tema, en su mayoría han sido rotundamente negativos, los cuales se han ido transmitiendo de generación en generación hasta la actualidad en las civilizaciones, durante los tiempos históricos. Las culturas más pobres consideran al adulto mayor como una persona improductiva a la comunidad la cual tenía que sacrificar para no exponerse en riesgo al grupo. Pero esta situación depende de las creencias, el sistema económico, los valores culturales de cada grupo social”.

 

Que alguien me explique, diría el clásico, porque yo no entendí nada.

 

En su perorata, Patricia Jaramillo se limita a dar datos –que retomó, insisto, de la Gaceta Digital de la UNAM- de la situación por la que atraviesa este sector de la población a nivel nacional, pero olvidó referirse al caso específico de Tlaxcala. De lo que ocurre en la entidad con las personas adultas mayores abandonadas, no destinó ni siquiera una palabra.

 

Sin el contexto de lo sucedido en el estado, no entiendo cómo es que la morenista busca que se apruebe su iniciativa. No encuentro justificación alguna como para que podamos entender la magnitud del problema y tipificar como delito el abandono de nuestros adultos mayores.

 

En mi vida como periodista he conocido de personas que han sido abandonadas en el asilo que funciona desde hace años en Españita. También he sabido casos en los que algún hijo mala entraña despoja a sus padres de todo hasta dejarlos en la calle.

 

Cierto, eso no puede ni debe ser, ni aquí ni en ninguna parte.

 

Pero tampoco encuentro justificación alguna para establecer penas de tres meses a tres años de cárcel “sólo a quienes tienen la obligación de cuidarlos”.

 

¿Cuáles fueron los criterios en que se basó la diputada para establecer esas penas? ¿Por qué tres meses y tres años? En su iniciativa no lo dijo y también le faltó precisar, en todo caso, quién o quiénes deben presentar la denuncia y ante qué instancia para que proceda la sanción.

 

Tampoco especificó por qué la sanción nada más aplica “a quienes tienen la obligación de cuidarlos”. Se supone que en una familia, sin importar el número de sus integrantes, TODOS (así con mayúsculas) debemos y tenemos que cuidar a nuestros adultos mayores. Luego entonces, todos los que falten a ese compromiso serían encarcelados.

 

Y todavía me hago una pregunta más: al preparar su iniciativa la diputada pensó en qué pasará en aquellos casos en los que los padres sólo tengan un hijo, y si éste es llevado a chirona por abandono, entonces ¿quién cuidará del adulto mayor? Irremediablemente, la persona caerá en situación de abandono.

 

Consiente estoy que habrá más de un purista que me increpará por sólo ver la forma y no el fondo de esta iniciativa, pero la respuesta es muy sencilla: no hay que olvidar que en política…la forma es fondo.

 

Loading...

INICIO

Av. Juárez 2101 C.P. 90300

Apizaco, Tlaxcala

Responsable para recibir y resolver sobre las

solicitudes de derecho réplica: Erick Fernández Dávila.

Correo electrónico:erick@fmcentro.mx